Seamos Capaces de Pedir Ayuda Cuando Tenemos Fibromialgia.

La importancia de pedir ayuda cuando tenemos fibromialgia.Inicialmente, mi pensamiento sobre este tema fue:”No creo que yo sea la persona adecuada para escribir sobre esto.” Pedir ayuda no es lo más fácil para mí. Ser educado por una madre sola me enseñó que confiar en los demás no siempre es una buena opción.

Admitiendo que necesita ayudaDesde muy joven, para mí era muy importante poder cuidar de mí misma. Sin embargo, se introdujo una enfermedad crónica en mi vida, y de repente no tengo otra opción que recurrir a otros para obtener ayuda. Esta es una lección difícil que continúo aprendiendo.Mi segunda reflexión sobre este tema fue: “Tal vez soy exactamente la persona adecuada para escribir sobre esto”. No puedo ser la única que tiene dificultades para buscar ayuda de los demás. Tal vez mi trayecto hasta aceptar mi situación actual, puede ser útil para otros que están en el mismo lugar que yo.

¿Por qué pedir ayuda resulta tan difícil? Una parte importante de mi dificultad es, como dije antes, crecer en una situación en la que no había una sola persona en la que mi madre pudiera confiar, tenía que cuidar de sí misma, y de sus tres hijos sola.Vi que era una lucha para ella. Me dije a mí misma, cuando crezca y me case o no, siempre seré capaz de cuidar de mí misma. Porque a veces en la vida suceden cosas que no esperamos, hubiera querido estar preparada para eso.Pero incluso si no crecimos en un ambiente así, la sociedad en la que vivimos les dice a las mujeres que si quieren ser importantes, necesitan cuidarse a sí mismas.Esto conduce al pensamiento de que usted debe ser capaz de cuidarse y proporcionarse lo que necesite. Esto lleva a pensar que no eres una mujer fuerte, si confías en alguien, ya sea un compañero, padre o cualquier otra persona. Pero, ¿es realmente saludable pensar así? Y lo más importante, ¿esto es realmente práctico?Cambiando nuestra mentalidad Mirando estas preguntas desde el punto de vista de alguien con una enfermedad crónica, puedo contestar sinceramente a no a ambas.Cuando mis primeros síntomas de fibro comenzaron a ponerse peores, estaba decidida a demostrar que era tan capaz de cuidar de mí misma como siempre. Me haría daño físico evitar pedirle a mi esposo que trajera las compras. ¿Estaba mentalmente segura de que no necesitaba ayuda de alguien sano? Obviamente no.He tenido que aprender de la manera difícil que cuando se sufre de fibromialgia, o cualquier enfermedad crónica, necesitaremos ayuda. Tendremos que confiar en las personas para las cosas que antes podíamos hacer por nuestra cuenta. También he tenido que aprender que no hay nada malo en pedir ayuda.

Aprendiendo a no preocuparse por lo que los otros piensenNinguno de nosotros tiene la intención de hacerlo todo, por lo que su valor no se basa en si puede hacer todo por su cuenta. Esto es especialmente cierto cuando usted está sufriendo con la fibromialgia, simplemente no puede hacer todo solo. Necesita ayuda. Y eso está bien, no hay nada malo en esto.Entonces, ¿cómo hacer para obtener ayuda? Solo pregunte…Si está casado, la primera persona a quien acudir es su pareja. Si no lo está, o si el/ella no está dispuesto, o no puede ayudar, acuda a su familia o amigos.Pida ayuda para conseguir comestibles, hacer cosas alrededor de la casa, para que lo acompañen a las visitas a los médicos. Pídales que recojan su medicina, u otros artículos que necesite cuando no pueda salir de la casa.También puede recurrir al gobierno para obtener ayuda financiera si la necesita. Incluso puede llegar a obtener atención médica en el hogar, si es necesario.Cómo lidiar con la Fibromialgia y la Ansiedad

Otro aspecto de la ayuda que puede ser difícil de aceptar para muchos de nosotros, es la necesidad de utilizar bastones, andadores o sillas de ruedas. Creo que esto es especialmente cierto para los jóvenes. Puede ser embarazoso recorrer una tienda en una silla de ruedas, cuando usted está en sus tempranos 20’s.Usted asume que todo el mundo que lo ve, piensa que sólo está jugando o ser perezoso, que le está quitando la silla a alguien que realmente la necesita. Al menos, estos son los pensamientos que tengo en cualquier momento que he tenido que usar una.Pero el hecho es que no importa lo que piensen los demás, yo, sé que lo necesito. Sé que estaría sentada sola en casa, otra vez, si no la estuviera usando. El uso de las ayudas para la movilidad, no sólo pueden mejorar su salud, sino también su calidad de vida. ¿Y eso no es más importante que su orgullo?Sé lo difícil que puede ser pedir ayuda, pero a veces es necesario. Y eso es algo de lo que nadie debería sentirse avergonzado. Por supuesto esto no significa que usted tenga que renunciar a cada pizca de independencia que tiene, sólo significa que es necesario ser razonable.Reconocer dónde están sus limitaciones y no sentirse demasiado asustado, o demasiado orgulloso, para pedir ayuda. Ha sido mi experiencia que las personas que lo aman, y se preocupan por usted, serán más que felices de ayudarle.

21 thoughts on “Seamos Capaces de Pedir Ayuda Cuando Tenemos Fibromialgia.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *