Mi Fibromialgia y Mi Fe en Dios, Historia Real! por Robin Dix.

Sé que este artículo puede no aplicar a algunas personas, pero sería negligente si no escribiera sobre cómo mi fe afecta mi vida con fibromialgia. La fe realmente afecta cada área de mi vida, y lo ha hecho por más de 45 años. Si este tema le molesta, no dude en saltearse este post.

He estado enferma de varias cosas, incluyendo fibromialgia no diagnosticada durante más de 20 años. Crecí en una casa abusiva donde nunca me demostraron o me dijeron que era amada. Cuando tenía 16 años, me convertí en una creyente en Jesús, a través de una cruzada Billy Graham. Me asombraba saber que me amaban.
No importa todo lo que he pasado, mi fe ha sido mi roca. La FM, como todas las enfermedades, es difícil de vivir. Es diaria y tan impredecible. Por eso, estoy agradecida de tener cierta comodidad, y previsibilidad con mi fe.
Sea como sea mi día, sé que Dios tiene un plan y un propósito para mi vida. Entrego mi sufrimiento, mis expectativas, mis limitaciones, mis deseos y mis sueños a aquel que creó el universo, y que me importa profundamente. Hay una alegría, paz y satisfacción que no experimentaría de otra manera.
Hay quienes dicen que me falta fe, por eso todavía no estoy curada. A esas personas, les digo que confío en el plan y el tiempo de Dios. La fe me ha dado compasión para cuidar y alcanzar ayuda a otros que también sufren de fibromialgia. Es mi alegría y mi privilegio poder hacerlo.
La fe para ti puede significar algo completamente diferente, y eso está bien. Ciertamente no estoy aquí para juzgar o decidir lo que otros deben creer. Mi corazón alcanza a todos los que sufren. Todavía sigo frustrada, triste y enojada por estar enferma y haber perdido la capacidad de hacer las cosas que solía disfrutar. Pero en general mi vida se define por la confianza.
Cuando realmente estoy luchando, descubro que una buena música de adoración hace mucho para traerme paz, y acercarme al corazón de Dios.
Tengo la esperanza de que usted vea esto en mi corazón, la creencia y el trayecto. Es cómo puedo aceptar mi fibromialgia. Creo en la curación, pero también estoy bien si eso no sucede en esta vida. Si usted no está de acuerdo completamente, eso está totalmente bien. Esta es sólo otra forma de compartir un poco sobre quién soy, y cómo trato con mi fibromialgia, dentro del contexto de mi fe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *