Levadura de Cerveza y Fibromialgia. Un Excelente Aliado Para Nuestra Condición

La levadura de cerveza posee minerales como fosfatos y potasio, y 

otros elementos importantes como azufre, magnesio y calcio.

Subsana total o parcialmente las deficiencias de hierro, cobre, zinc, 

cromo, selenio y molibdeno que a veces presentan ciertas dietas. 
Por su bajo contenido en sodio, puede emplearse en hipertensos.
En cuanto a lípidos, los ácidos oleico y linoleico son importantes desde 

el punto de vista nutricional. 

Además, posee esteroles, lecitinas y cefalinas. 
También es rica en fibra dietaria, considerada el nutriente por 

excelencia de las bacterias acidófilas.
La ingesta de levadura inactiva favorece la instalación en el intestino 

de bacterias lácticas e impide su colonización por Salmonella 

typhimurium, razón por la cual es importante destacar su 

característica como prebiótico.

Precauciones y modo de empleo
Se encuentra en dietéticas y farmacias y se presenta en tres sabores 

(natural, queso y manzana).

Modo de empleo: 
Puede mezclarse con todo tipo de alimentos para enriquecer su valor 

nutricional. 
También puede combinarse en cualquier proporción con leche líquida 

o en polvo, cacao, chocolate, yogur, cremas, azúcar, cereales, verduras 

deshidratadas en polvo, sopas, pastas y ensaladas (espolvoreada con 

queso rallado), jugos de frutas e infusiones, carnes picadas 

(hamburguesas y chacinados en general), cualquier tipo de alimento 

o dieta que necesite un suplemento extra de vitaminas (del grupo B), 

minerales y oligoelementos, vehículo de sabores para condimentos, 

alimentos para niños, agente espesante, texturizante y ligante de 

alimentos.

Otros beneficios
Es ideal durante el embarazo y lactancia, en niños durante el desarrollo 

y crecimiento, en la adolescencia, en deportistas porque mejora su 

performance y facilita la oxigenación de los tejidos musculares.
Suplementa dietas adelgazantes y veganas, en personas mayores con 

deficiencias alimentarias, refuerza el sistema nervioso 
favoreciendo el normal funcionamiento cerebral, es un 

antioxidante natural, una importante fuente de fibra, fortalece la piel 
y el cabello, y favorece la síntesis de varias hormonas (tiroides, 

progesterona, testosterona).
Por último, también se aconseja en personas 

quemadas, desnutridos en general, pacientes 

oncológicos, postoperatorios no complicados, 

protección hepática por daño químico, combate 

la anorexia, activa el sistema inmunológico, 

favorece la reducción del LDL colesterol y es un 

potente antianémico por su contenido en ácido 

fólico. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *