Fibromialgia, Primer Fármaco Activado por Luz Para Tratar el Dolor.

Científicos del Instituto de Neurociencias de la Universidad de Barcelona, ayudaron a desarrollar la primera droga activada por luz, llamada JP-NP-26, para el tratamiento del dolor. Esta nueva estrategia puede revolucionar la forma en que se tratan los trastornos del dolor, como la fibromialgia.

El estudio “Optical control of pain in vivo with a photoactive mGlu5 receptor negative allosteric modulator”, fue publicado en la revista eLife.El desarrollo de fármacos de acuerdo con la farmacología existente, a menudo se ve afectado por restricciones tales como la dificultad de seguir el fármaco en el tiempo, una vez administrado, el tiempo requerido para evaluar las dosis correctas, y los casos en los que el fármaco es lento, o afecta a múltiples tejidos.Se desarrolló un nuevo campo de la farmacología llamado optofarmacología para superar algunas de estas limitaciones. Esta nueva disciplina utiliza la luz para controlar la actividad de las drogas. Esto significa que si un medicamento se desarrolla para ser sensible a la luz, entonces los científicos pueden controlar la actividad de la droga de manera espacial y temporal.
El estudio reporta el desarrollo de un “foto-fármaco”, llamado JF-NP-26, que demostró un potente valor terapéutico para el tratamiento del dolor.”En el campo clínico, no hay ningún precedente de usos de la optofarmacología para mejorar el tratamiento del dolor, o cualquier enfermedad asociada con el sistema nervioso. Este es el primer fármaco activado por luz, diseñado para el tratamiento del dolor in vivo con modelos animales”, dijo en un comunicado de prensa el profesor Francisco Ciruela de la Universidad de Barcelona, y co-autor principal del estudio.En este nuevo enfoque de optofarmacología, los científicos pueden utilizar un analgésico, del cual se conoce el mecanismo de acción, y convertirlo en un fármaco fotosensible e inactivo. 

Utilizando luz con una determinada longitud de onda, el fármaco puede ser activado en una región específica y precisa, como el cerebro o la piel.JF-NP-26 también se llama photocaged, ya que sólo ejerce su actividad cuando es activado por la luz. Sin luz, permanece inactivo.
De hecho, cuando se compara con otros compuestos fotosensibles, JF-NP-26 no muestra ningún efecto dentro de un animal hasta que un haz de luz específico, (en este caso, longitud de onda de 405 nm) choca con el tejido objetivo. Es notable que, JF-NP-26 no mostró efectos tóxicos o no deseados, incluso en altas dosis.La estrategia se basa en la liberación de la molécula activa llamada raseglurant cuando el fármaco recibe luz. Esta molécula es entonces libre de bloquear el receptor glutamato metabotrópico tipo 5 (mGlu5), responsable de propagar el dolor neuronal.”La molécula creada por la acción de la luz, el raseglurant, no pertenece a ningún grupo de fármacos de la lista clásica anti-dolor de fármacos: antiinflamatorios no esteroideos o AINES (paracetamol, ibuprofeno, etc.), y Opioides (morfina, fentanilo)”, dijo Ciruela. “En consecuencia, este estudio describe un mecanismo analgésico, que no ha sido suficientemente explorado hasta ahora”.
“En realidad, el raseglurant fue examinado en ensayos clínicos como un analgésico para tratar la migraña, pero se descartó debido a su hepatoxicidad”, añadió. “Esta nueva optofarmacología del raseglurant puede detener los efectos adversos en el hígado y abre un nuevo camino para comenzar a usarlo como un analgésico”.Optopharmacology puede representar una nueva estrategia potencial, para redefinir la forma en que tratamos el dolor en la fibromialgia, y otras enfermedades. También puede ayudar a reducir los efectos no deseados de varios de los fármacos actuales, como la morfina, y su alto riesgo de adicción.”Si comparamos moléculas biológicas naturales que actúan en los seres vivos, junto con las drogas, podemos ver que las mismas pueden trabajar con gran precisión, actuando en áreas centralizadas y con dosis reguladas, con longitudes definidas”, dijo el segundo autor principal Amadeu Llebaria, Del grupo de Química y Síntesis Medicinales del Instituto de Química Avanzada de Cataluña.”Sin embargo, las drogas que tenemos actúan en todas las áreas y sin un control estricto. El uso de moléculas controladas por la luz trata de completar estos espacios para obtener fármacos más precisos que puedan actuar como moléculas biológicas”, dijo LLebaria.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *